Heavy Reseñas: X - Blue Blood - Generación Geek

Novedades

Banner

jueves, 27 de febrero de 2020

Heavy Reseñas: X - Blue Blood

En el ocaso de la década de los 80, Japón tenía una escena consolidada a la hora de hablar de Heavy Metal, con bandas con nutridas discografías a otras con pocas producciones. Algunas de estas duraron poco tiempo, pero dejaron muy buen material (y otras que simplemente se perdieron en el tiempo). También hubo otras que se abrían paso de a poco, sacando demos, haciéndose un nombre a través del camino más largo antes de sacar su primer larga duración. Este es el caso de X (posteriormente renombrados X Japan en 1992) y su disco Blue Blood, el cual revisaremos el día de hoy.


Aunque la banda se formó en 1982, Yoshiki y Toshi tenían pensado formar una banda desde sus días de estudiantes a mitad de los 70. Siendo una dupla que se esforzó por hacer las cosas bien, sacaron 10 demos y 2 EPS entre 1982 y 1987, hasta que llegó el momento de lanzar su primer disco: Vanishing Vision en 1988, un disco con un sonido bastante tradicional y con un sonido crudo.

X Japan llevaba años tocando en pequeños locales y editando material se fueron haciendo un nombre en la escena underground nipona. Con el lanzamiento de su primer disco, Sony se interesó en ellos para grabar su segundo disco, el cual sería editado en abril de 1989. Blue Blood es el disco que los lanzó al estrellato en Japón, haciéndolos aparecer en programas musicales, lo cual era un hito en ese entonces al no ser común ver bandas de este tipo en programas de televisión.


La formación del disco es Toshi como vocalista, hide (su nombre siempre lo escribía en minúsculas) y Pata en guitarras, Taiji en el bajo y Yoshiki en batería y piano.

El disco comienza con Prologue (~World Anthem), una intro instrumental de 2 minutos y medio, la cual es una melodia triunfante, un himno, como dice su nombre, para acabar con el piano de Yoshiki y Toshi haciendo una pequeña narración. Sencillamente, un comienzo maravilloso. Cabe destacar que esta es una versión de World Anthem, del disco del mismo nombre de Frank Marino & Mahogany Rush de 1977.


(Dejo ambas versiones de World Anthem para que las escuchen)

El final de Prologue (~World Anthem) se conecta con Blue Blood, tema que da nombre al disco. Speed Metal veloz, y con la batería de Yoshiki llena de furia e intensidad, los riffs de hide y Pata, marcan diferencias con lo que hacían en ese entonces otras bandas niponas, teniendo harto sonido de lo que hacían las bandas de Power/Speed Metal alemán de ese entonces. No podemos olvidar a Taiji, quien en el bajo acompaña de forma precisa a Yoshiki. En sus cerca de 6 minutos, Blue Blood destaca por nunca bajar la potencia, manteniendo la melodía y la ferocidad de sus partes desde el comienzo.
 
Como dato curioso, el riff principal parece haber sido tomado del tema Crows in Black de Rosenfeld (banda de Speed Metal japonesa con estética nazi, lo cual era por un tema de impacto visual, algo que otras bandas utilizaban en ese entonces, como Rommel o Mein Kampf). Una lástima que la banda dejara de tocarla en vivo ya que se alejaba del estilo que esta tomaría después.


Week End parte con guitarra acústica para dar paso a un riff bastante ganchero. Toshi entra muy bien con sus fraseos, el puente y el coro están llenos de melodía, en especial el riff en el puente que es de lo mejores momentos del disco. Un punto a favor es que los backing vocals son perfectos aquí. También es necesario mencionar el solo, el cual se complementa de gran forma con el trabajo hecho tanto por hide como por Pata. Sin duda, uno de los puntos más altos del disco y uno de los grandes clásicos de X Japan.


Easy Fight Rambling empieza con Yoshiki y Taiji en una faceta rockanrollera. Después, con la entrada de las guitarras, esto se acentúa más. Toshi entra de forma enérgica con fraseos potentes, mientras el tema avanza y llega al puente y al pre-coro, la parte vocal toma su mejor forma para llegar al climax con su coro "Miushinai kaketa yume no kakera / Sagashimotomete samayoi tsuzukeru" con una grandiosa línea vocal. Antes del solo, que mantiene esta tónica rockanrollera, irrumpe un riff algo más acelerado que es un quiebre perfecto. Sin duda, un tema que no debes dejar pasar en este disco.


Con un poderoso y veloz riff, da comienzo X, el himno definitivo de los nipones; en la línea de Blue Blood, avanza sin tener clemencia, con un Yoshiki en batería inspirado, acompañado del bajo de Taiji que en ningún momento da muestras de bajar la intensidad. Su coro es hecho para ser interpretado en vivo con el clásico X!!!; el solo de guitarra primero por Pata, después por hide  y terminándo en un dueto, es sencillamente impresionante. Antes del último coro, hay una sección que es hecha, al igual que el coro, para ser interpretada en vivo y con interacción del público.


Endless Rain empieza con un piano muy melancólico por parte de Yoshiki y Toshi, quien acompaña de forma magistral manteniendo ese tono y un coro soberbio cantado con emotividad. Mientras avanza el tema, y en especial en el solo de guitarra, aumenta la intensidad de este. El solo es muy bien hecho, sin jactarse de mayor virtuosismo, pero sí de una buena melodía. Gran tema, y clásico absoluto de X Japan.


La segunda mitad del disco comienza con Kurenai. Un teclado solemne y con tristeza da paso a una introducción con guitarra acústica y los fraseos de Toshi, que mantienen esta atmósfera hasta que hay un quiebre, donde la entrada de las guitarras eléctricas marca este cambio a un tema que se mueve por los terrenos del Power/Speed Metal como pez en el agua. Acá no hay puntos bajos, y en este tipo de temas es donde cada miembro de la banda se desenvuelve con oficio. Uno de los puntos altos de Kurenai es la línea de bajo la cual, aunque siempre destaca por su calidad, es donde explota todo su potencial; por el lado de Pata y hide, a la hora de hacer duetos en los solos de guitarras, muestran una complementación de primer nivel, al nivel de las mejores duplas del género. Esta es una nueva versión del tema, anteriormente apareció en Vanishing Vision de 1988.


Xclamation, octavo tema del disco, es un instrumental donde se da rienda suelta a la creatividad de la banda a la hora de tocar. Parte con una melodía estilo árabe, con percusión y la entrada de las guitarras eléctricas que son buen complemento. Después, esto cambia, y aquí quien gana mucho protagonismo es el bajo de Taiji, quien deja en claro que todos tienen momentos cuando brillar.


Orgasm empieza veloz y desenfrenado y se mantiene hasta el final del tema. En la misma línea de los temas rápidos del disco, es un tema con un buen solo de guitarra. Quizás es el tema más bajo del disco, pero no me malentiendan: no es malo, pero no destaca mucho al lado de los otros y no es que al durar menos de 3 minutos le pase la cuenta la verdad.


Celebration parte en un estilo más heavy metalero tradicional, aunque tiene un toque a Week End en especial en las estrofas, aunque eso queda hasta ahí, porque el puente y el coro tiene una vibra más en ambiente de jolgorio. Es un buen tema.


Rose of Pain, con sus casi 12 minutos, se convierte en el tema más largo del disco. Basado en la historia de Erzsébet Báthory, el comienzo con órgano da paso a una entrada solemne y potente de los otros instrumentos, hasta que empieza la estrofa con guitarra acústica con un tono doloroso, y poco a poco va cambiando hasta que entran riffs en el estilo de la banda, que están muy bien trabajados (esta parte del disco es impresionante). A partir de ahí, este riff adquiere mucha importancia. Aquí Toshi esta en su mejor estado, que se entiende muy bien con las letras de la banda que tratan del dolor, la tristeza y el amor. La entrada del solo es maravillosa, con un momento en donde el piano de Yoshiki es el que se roba la película. Luego se da paso a un riff más veloz, desatando el lado más salvaje de la banda hasta el final del tema.


Unfinished, tema que termina el disco, al igual que con Kurenai, también apareció en Vanishing Vision. Esta versión es más larga que la del disco anterior, y es una balada donde el piano es protagonista absoluto. Una muy buena forma de terminar el disco.


X Japan es una banda que se ganó su popularidad a base de trabajo duro por parte de una dupla ganadora, como la que forman Yoshiki y Toshi, que no por nada se convirtieron en influencia para una gran cantidad de bandas en territorio japonés, especialmente hasta 1993, cuando editaron el impresionante Art of Life (EP con 1 solo tema de 29 minutos de duración). Pero no solo fue el trabajo duro, sino que la versatilidad de su propuesta, sin perder su esencia. Sin embargo, siento que después del 93 la banda perdió mucho; Dahlia siempre ha sido un disco que encuentro extraño, donde el “sonido de X Japan” desapareció en gran parte.

Volviendo a Blue Blood, este disco es una cátedra de versatilidad, que pasa desde la violencia a la elegancia de manera soberbia y con una facilidad que pocos lograrían. De verdad, pongan en un disco una tripleta como lo es X / Endless Rain / Kurenai, donde pongan una balada entre dos temas de Speed Metal y que quede perfecto ese orden.

Otro punto a destacar es la capacidad para expresar de manera solemne la melancolía y el lado más doloroso de las cosas, en especial como lo hace Toshi, quien es la persona perfecta para expresar las letras de la banda.

No está de más decirlo, pero está a la altura de los grandes clásicos del Heavy Metal japonés como lo son discos como Thunder in the East de Loudness, From Hell with Love de Seikima-II, el homónimo de Earthshaker o Tightrope de Anthem.


Escrito por Sorlac.