Barrio Bravo: El Estadio y el Potrero no son tan distintos - Generación Geek

Novedades

Banner

miércoles, 13 de febrero de 2019

Barrio Bravo: El Estadio y el Potrero no son tan distintos



Un dia hurgando en Facebook, un contacto mío en esta red social compartió un texto relativamente largo, el cual tenia una imagen del goleador brasileño Ronaldo. Como el futbol es un tópico de mi interés, decidí leerlo. 

El texto era un cuento que narraba las desventuras de un personaje entrañable: El Guaton Nelson, un tipo que pasa los 30 años, con una vida promedio, un trabajo de oficina y una única polola, que es la única que ha tenido y que lo termina pateando. Para lavar sus heridas de una vida poco prometedora, juega futbol. No digamos que es un prodigio del balón ni una historia en absoluta compleja, pero la sencillez del relato y la cercanía que te produce los personajes me llevó a adentrarme en este autor: Barrio Bravo.

Roberto Meléndez, el hombre detrás de Barrio Bravo, partió escribiendo relatos futboleros de distinta índole en Facebook, pasando por historias de reconocidos Futbolistas como Ronaldo, Luis Suarez o Zidane, hasta las anécdotas del barrio, los amigos y la pichanga. Su éxito en estos relatos lo llevo a escribir 2 libros: Barrio Bravo – ¿Por qué amamos tanto la pelota? (2017), y Barrio Bravo Mundial (2018), siendo top de libros de venta en Chile con sus dos libros.




El estilo narrativo de Roberto Melpendez es bastante dinámico. Personalmente, me recuerda bastante a grandes escritores latinoamericanos como Julio Cortazar, Mario Benedetti y Jorge Luis Borges. Esto por la sencillez de sus relatos, y que nos lleva a empatizar con los distintos cracks del balonpie mundial, aquellos cracks que la prensa y la publicidad nos quiere pintar como dioses del Olimpo.

Este ejercicio nos lleva a humanizar a los jugadores, comprender la forma de ser de, por ejemplo, Luis Suarez, o del largo camino que tuvo que recorrer Jamie Vardy desde el amateurismo hasta gestar una campaña épica con el Leicester que se coronó campeón de la Premier League, o saborear la amargura de la expulsión de Zidane en la final de Copa del Mundo, cuando el mismo llevo a Francia manejada por el tarotista Domenech a una final impensada.

Pero no solo de relatos de grandes futbolistas se nutre este libro, sino que también de los cracks de barrio. Todos tenemos un amigo que era el "bueno para la pelota", el que jugó en tal escuela de futbol, o el que fue cadete de algún club, aquel que se cagó la rodilla y solo se tiene que conformar con derrochar talento en las canchas de 5 Lucas la hora. La magia de amalgamar ese tipo de relatos hace que ambos libros sean un deleite para el lector.

Escrito por Miguel.