El doble filo del modelo de Netflix - Generación Geek

Novedades

Banner

martes, 12 de febrero de 2019

El doble filo del modelo de Netflix



Netflix comenzó a lanzar producciones originales hace algunos años, logrando consagrarse como una auténtica opción de entretenimiento de calidad con House of Cards. La propuesta de la plataforma para lanzar sus series era una bastante particular: todos los capítulos de las temporadas de sus series se lanzan el mismo día, permitiendo que la gente pueda disfrutar de las historias sin tener que esperar semanas para un nuevo capítulo.

El producto estrella de las producciones originales de la plataforma son las series que se produjeron en conjunto con Marvel Television (Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage, Iron Fist, The Punisher, y The Defenders), lo cual le valió la reputación de ser una plataforma que da cabida a series que, quizás, no verían la luz en la televisión, pero que en la plataforma de streaming han resultado en grandes éxitos, como Stranger Things y 13 Reasons Why.

¿Por qué las series originales de Netflix son distintas a las que podemos encontrar en la televisión? Es cosa de ver como están estructuradas las temporadas de las series originales de Netflix y las series de televisión. Usemos como ejemplo a The Walking Dead, una de las series que ha perdurado por el tiempo en la televisión, cada capitulo esta estructurado para dejar un cliffhanger(1) que te deje intrigado para ver el capitulo siguiente de manera semanal. En cambio, en las series de Netflix podemos notar que los primeros capítulos suelen ser muy planos porque se toman el tiempo para introducir a los personajes y el conflicto argumental de las serie, y luego hay un aumento en la tensión a medida que va avanzando la serie hasta llegar a finales de series muy buenos que te dejan anhelando la siguiente temporada.

Este estilo de series sería insostenible en la televisión tradicional debido a que las grandes cadenas televisivas deben priorizar el rating, por lo que sus series deben captar la atención del espectador desde el momento uno. No digo que Netflix no maneje cifras de la audiencia correspondiente a sus series originales, pero las decisiones no son tomadas en base a este parámetro. Esto se vio con Sense8, que fue cancelada y recibió un final digno gracias a una campaña en redes sociales.

Sin embargo, este modelo de Netflix también tiene sus defectos. En primer lugar, las series pierden el impacto que pueden tener en la gente, ya que se genera menos conversación en torno a estas, por lo que no mantienen la atención de manera sostenida en el tiempo como sí lo hacen series como el mencionado Game of Thrones o Dragon Ball Super.

En esta misma senda, otro problema que ha tenido Netflix es que han tenido fracasos bastante grandes, ya que han invertido en proyectos que han resultado un fiasco. Un claro ejemplo es Bright, cuya premisa era interesante, pero la ejecución fue bastante mala. En parte por que la dirección estuvo a cargo de David Ayer (sí, el mismo de la funesta Suicide Squad), pero no olvidemos la responsabilidad de Max Landis, un guionista que solo ha tenido un éxito crítico (Chronicle), pero que fue escrito en conjunto con más gente.

Otro problema es su reticencia por mucho tiempo a dar estrenos en los cines a las películas que distribuye. Esto le pasó la cuenta a Beasts of No Nation, la cual generó ruido como candidata a los Oscar, pero que se perdió la oportunidad de ser nominada al ser lanzada en cines y en la plataforma en simultáneo. Amazon, por otra parte, tiene el modelo correcto, que es dar tres meses a las películas para estar en los cines, y luego se lanzan en su plataforma de forma inmediata, permitiendo que se hagan verdaderas campañas para la temporada de premios del cine.

El modelo de Netflix, con sus altos y bajo, ha llegado a revolucionar la industria del entretenimiento. Tal ha sido su impacto que grandes cadenas televisivas están incursionando en crear nuevas plataformas de streaming. Algunas de estas irán en desmedro de Netflix al intentar recapturar la magia de las series transmitidas de Netflix, o recuperar personajes usados en esa plataforma, como ocurre con los personajes de Marvel. Nosotros, como espectadores, solo podemos ver como la industria del entretenimiento televisivo y/o por streaming se irá adaptando.

Escrito por Miguel y Mario.


(1)Un cliffhanger (literalmente “colgado de un precipicio”, que también se puede traducir como “al borde del abismo”) es una técnica narrativa utilizada al final de una escena, normalmente al final del capítulo de una obra de ficción (serie, cómic, libro, película, videojuego…), para generar suspense y enganche al espectador y que se interese en ver el resultado en la siguiente entrega