Reseña de Culto: Ashita no Joe - Generación Geek

Novedades

Banner

jueves, 20 de junio de 2019

Reseña de Culto: Ashita no Joe

Mientras muchos de nosotros crecimos en los 90, viendo animes deportivos como Slam Dunk o Los Super Campeones (Captain Tsubasa). Mucho antes, a principios de los 70, los jóvenes en Japón vieron y disfrutaron de Ashita No Joe (Joe del Mañana), creado por Ikki Kajiwara e ilustrado por Tetsuta Chiba en 1968. Este recibió su adaptación al anime en 1970, el cual se dividió en 2 partes: la primera de 79 episodios, y la segunda, estrenada en 1980, de 47 episodios.



La serie nos cuenta la historia de Joe Yabuki, un muchacho problemático que ha pasado la mayor parte de su vida en orfanatos. Después de escapar de uno y andar vagando por los barrios pobres de Tokio, se topa con un anciano que le pide monedas. Al recibir una negativa, se abalanza sobre Joe y éste lo noquea. El anciano, sorprendido, se presenta como Danpei Tange, un ex boxeador y actual entrenador, quien ve potencial en el joven pero lo rechaza. Días después, Joe va a parar a la cárcel, donde pelea con Nishi, que es el líder de una banda de matones, pero Tange lo saca y nuevamente le ofrece convertirlo en un boxeador, a lo cual Joe acepta, pidiendo como condiciones tener un lugar donde vivir y que le pagaran, todo con la intención de estafar al viejo.

Después de que la estafa es descubierta, va a dar a la cárcel nuevamente donde empieza a descubrir el amor al deporte, la competencia y amigos/rivales que marcarán su camino en el deporte como en su vida, el cual tendrá altibajos (aunque tenga cerca de 50 años, no me adentraré más en la historia para que ustedes la descubran).

¿Es Ashita no Joe es una serie que vale la pena ver? Claro que sí, y no solo por el hecho de ser un clásico, sino también porque, siendo un anime que está cercano a cumplir 50 años, no se siente que su historia haya envejecido de mala forma. Tampoco se siente que su desarrollo sea hecho a la rápida, sino que es contada con el ritmo preciso para que todo tenga importancia, y en especial su final, que debe ser, sin duda, uno de los mejores de la historia.

Destaca también en cuanto al dramatismo (clásico de la época) de la historia, no solo en lo que se refiere a las peleas, sino en cómo es retratado el difícil mundo del boxeo, la realidad que deben vivir los boxeadores, y las secuelas que este deporte deja en ellos para bien y para mal. Este último es un elemento que es tratado de forma más “realista”, y se agradece bastante.



Probablemente, uno de los pocos puntos en contra que podría tener la serie es la exageración en algunas escenas, lo cual contradice un poco lo realista de la historia, pero tampoco es algo que arruine la serie, sino que un detalle que al final pasa bastante desapercibido y que no merece mayor importancia.

Cabe destacar que cincuenta años después es imposible no pensar al ver en la influencia de esta obra en otros mangas y en el cine hollywoodense. El caso más obvio es Rocky, la gran saga de Sylvester Stallone: el trasfondo de ambos personajes los ve sobreviviendo en barrios marginales y hostiles, y la historia se centra en su difícil camino hacia la gloria. También, algunos de sus personajes inspiraron a otro gran manga, como lo es Hajime No Ippo, como pasa con Takeshi Sendō, conocido como el “Rocky de Naniwa”, quien guarda cierta semejanza con Yabuki en cuanto a la personalidad.



Además, el año pasado se estrenó Megalo Box, adaptación del manga Megalo Box - Shukumei no Sōken (que es una suerte de sucesor espiritual de Ashita No Joe), que contó con 13 episodios estrenados en 2018.

Sin duda, Ashita no Joe es un anime que debes ver, en especial si lo tuyo es descubrir animés clásicos, pero también es recomendable para quien quiera conocer una serie sólida en todos sus aspectos.

(Para cerrar, son bienvenidas todas las sugerencias de series para reseñar de preferencia anteriores al año 2000. La opinión de ustedes es sumamente importante y será considerada).



Escrito por Sorlac.