Reseña de culto: Nintama Rantarō - Generación Geek

Novedades

Banner

viernes, 7 de junio de 2019

Reseña de culto: Nintama Rantarō

Series de ninjas en el mundo del manga/anime han habido siempre; entre ellos tenemos a Naruto o Ninja Hattori, pero hoy no hablaremos de ellos, sino que de otra serie de ninjas que esta a la altura de ser considerada un clásico, estamos hablando de Nintama Rantarō, adaptación del manga "Rakudai Ninja Rantarō" de Sōbē Amako, el cual se estreno en 1993 y al día de hoy, aún en transmisión, cuenta con 2113 capítulos (sin contar con los especiales), siendo el anime con más capítulos en la historia de NHK y el segundo anime con más capítulos de todos los tiempos después de Sazae-San (con más de 7500 capítulos). El cambio en el nombre de la serie se debió a que la palabra Rakudai significa fracaso y está en contra del código de transmisión de NHK.


La serie nos presenta a Rantarō Inadera, un niño de 10 años el cual es enviado por su padre a una academia ninja para convertirse en un ninja de elite y darle honor a su familia que esta conformada por ninjas de segunda clase, en esta academia cuya localización es secreta (aunque es parte de la trama, la verdadera razón de esto es porque Amako no tenía pensado un lugar exacto para la academia), en este lugar conocerá a Kirimaru Settsuno, un ninja amante del dinero, codicioso y bastante tacaño, y Shinbei Fukutomi, un ninja que gusta de comer todo el tiempo. 

A pesar de las ganas de Rantarō de aprender para convertise en un buen ninja, este se distrae fácilmente con sus amigos (siendo los peores estudiantes de la academia) y terminan metiéndose en las más diversas situaciones cómicas, lo que termina generalmente en las risas de sus compañeros, el regaño de sus profesores y el goce del “trio kunoichi” quienes disfrutan gastándoles bromas. A pesar de eso, él tiene la capacidad de completar misiones, más por instinto que por seguir las reglas, las cuales con suerte recuerda.

Un detalle que se puede encontrar tanto en el manga como en el anime, es que a pesar de que la serie está ambientada en el Período Sengoku (1467-1568), se pueden encontrar objetos que pertenecen a estos tiempos, como radios, máquinas expendedoras de bebidas y por supuesto, los lentes de nuestro protagonista.


Hasta ahora, la serie cuenta con dos películas (de 1996 y 2011) y dos live action, de 2011 y 2013 respectivamente.

Como un detalle adicional, después de 26 años la serie ha contado con el mismo opening: Yūki 100%, el cual ha sido reversionado por diversos artistas.

¿Vale la pena ver Nintama Rantarō? Si, es una serie que vale la pena conocer, tanto para niños como para adultos. Es una serie bastante liviana, dirigida a la audiencia infantil, con un humor accesible para todo público y con escenas de acción acorde a este sector etario. Nuestros protagonistas son entrañables y causan simpatía desde el primer momento, por lo cual uno espera ver en que aventuras y travesuras se verán envueltos a los largo de los capítulos.




A mi parecer, si tienen hijos pequeños y quieren mostrarles series de anime, Nintama Rantarō es una buena carta de presentación a este mundo. Pueden encontrar en Internet algunos capítulos en español, como la serie se transmitió en Latinoamérica, en el caso de Chile, fue en 2001 en el desaparecido “El Club de los Tigritos” (que buenos recuerdos de aquellos años).

Si gustan de series como Doraemon o Ninja Hattori, Nintama Rantarō será una serie que disfrutarán a concho.


Escrito por Sorlac