Reseña de culto: Otaku no Video - Generación Geek

Novedades

Banner

martes, 2 de julio de 2019

Reseña de culto: Otaku no Video

El día de hoy les traigo una joya absoluta del anime. En 1991, Gainax (sí, el mismo estudio de animación detrás de Neon Genesis Evangelion) lanzó una película en forma de 2 OVAs con el nombre de Otaku no Video (los OVAs llevan por nombre Otaku no Video 1982 y More Otaku no Video 1985), con una duración cercana a la hora y media nos presenta una introducción y visión de cómo es la cultura otaku, y la obsesión a esta, en especial a los manga y los anime, así como a la historia de Gainax.


En Otaku no Video 1982 nuestro protagonista Ken Kubo quien es un joven normal viviendo con su pareja Yoshiko Ueno, quienes son miembros del club de tenis de su instituto. Después de una cena con conocidos, se encuentra con un viejo amigo, Tanaka, quien lo introduce a la cultura otaku, y junto a los excéntricos amigos de Tanaka poco a poco va dejando de lado su vida normal para adentrarse en este mundo, al punto que es abandonado por su novia. Esto marca un antes y un después en su vida, llevándolo a tomar la decisión de no ser un simple otaku, sino que el Rey de los Otakus: Otaking, a causa de la discriminación que ha descubierto al conocer de cerca esta cultura.

En More Otaku no Video 1985, vemos como Kubo y Tanaka comienzan una compañía de kits de garaje, y es aquí donde conocen el éxito y el fracaso en esta aventura… ¿cómo sigue la historia? Eso deben descubrirlo ustedes o sino se sabrán toda la trama antes de verla.


¿Vale la pena ver Otaku no Video? Claro que sí. Esta película es un reflejo de la cultura otaku, mostrando lo bueno y lo malo de esta, de la cual te muestran que no es bueno romper los límites en cuanto a una pasión respecto a la vida diaria y como esta puede afectar tu interacción con otras personas. También muestra la discriminación que sufren los otakus por sus gustos, como son vistos como bichos raros por la sociedad, y como hay una búsqueda de aceptación dentro de este nicho, el cual no podrán encontrar en el mundo exterior, con la idea del Otaking.

La película cuenta con muchas referencias a series de la época en la que se desarrolla la historia, como Uchuu Senkan Yamato, Urusei Yatsura, Captain Harlock, Lupin III, Super Dimension Fortress Macross y Cobra entre otras. Esto en gran medida se debe a que la historia está basada parcialmente en los fundadores de Gainax, quienes partieron siendo otakus entre fines de los 70 y principios de los 80.


Uno de los aspectos más interesantes de Otaku no Video es el de que, además de ser una película, es un documental con entrevistas (falsas) a otakus (esta sección es llamado “Retrato de un Otaku”), en donde muestran el contraste en las visiones de los otakus en ambas partes. Mientras en la película se enfatiza la a camaradería, la creatividad y la aceptación del otaku, en las entrevistas se resaltan los aspectos negativos de este. Los entrevistados (de los cuales sus identidades fueron protegidas con censura en sus rostros y alteración en las voces) van desde gente con trabajos normales a tipos de dudosa reputación, y nos cuentan sus historias de esa etapa de sus vidas donde puedes ver su fanatismo por algún tema específico, y no solo el manga y el anime. En algunos casos, estos se muestran avergonzados de mostrar su faceta de otakus.

Entre estos personajes destaca el fanático del porno que crea unos lentes que intentan borrar la censura que es común en la pornografía japonesa y la aparición de un conocido (Hideaki Anno) que es un gamer obsesionado con el personaje de un juego hentai (quien es Hiroko Serizawa de Cybernetic High School, un H-Game de Gainax). Según la creencia popular, todos los entrevistados trabajaban en Gainax en esa época. Sin duda esta sección es bastante bizarra, y en especial por cómo se desarrollan las entrevistas y algunas reacciones que tienen los entrevistados ante ciertas preguntas, lo cual se va complementando de buena forma con la historia de Kubo.


Sin duda esta película es obligatoria de ver si eres o te sientes un otaku hecho y derecho, porque es una declaración de principios de otakus para otakus. También es recomendada para quienes gustan mucho del anime de los 90, porque la animación es clásica de la época, haciéndola agradable para quienes disfrutan de series de la época (personalmente me gusta este estilo de animación).

Para terminar esta reseña de culto, solo queda citar el opening de esta gran película el cual resume esta declaración de principios: Tatakae! Otaking!


Escrito por Sorlac.