Heavy Reseñas: Anthem - Nucleus - Generación Geek

Novedades

Banner

jueves, 1 de agosto de 2019

Heavy Reseñas: Anthem - Nucleus

Si bien generalmente escribo las reseñas de animes de culto, una de las cosas que siempre quise hacer desde que entre a GG son reseñas de discos de Heavy Metal, y en especial japonés, pero necesitaba un disco con el cual empezar, hasta que llegó a mis manos el disco que revisaremos en las siguientes líneas: Nucleus de Anthem.



Al hablar de los nipones hablamos de una historia de casi 40 años; aunque su primer disco, con el gran Eizo Sakamoto, salió recién en 1985, con algunos cambios en su formación, incluyendo la salida de Sakamoto y la entrada de Yukio Morikawa en 1988, y su separación en 1992. Después, con su retorno en el 2000 con el legendario Graham Bonnet (Rainbow, Impellitteri, etc.) con Heavy Metal Anthem, un disco de temas regrabados. La segunda etapa de Sakamoto y, posteriormente, la segunda etapa con Morikawa los llevó a sacar 17 discos, hasta que el año pasado llegaron a firmar un acuerdo con el sello alemán Nuclear Blast para el lanzamiento de su nuevo disco: un avance muy grande en su búsqueda de llegar a nuevos territorios, lo cual se reforzó con su participación en la edición de este año del prestigioso festival Keep It True en Alemania.


Para este disco, Nucleus, Anthem no corrió mayores riesgos escogiendo un buen repertorio de temas y regrabándolos en inglés, los cuales vamos a repasar uno a uno.

Immortal Bind, es sin duda la mejor elección para comenzar el disco, gracias a sus riffs potentes y un trabajo sólido en la base rítmica por parte de Naoto Shibata en bajo e Isamu Tamaru en batería. Es un tema rápido sin abusar de la velocidad de manera absurda. Su sonido a lo Judas Priest post 2000 suena bastante fluido y eso se agradece.

Black Empire baja un poco las revoluciones, siendo un tema mid-tempo (a medio tiempo) con un coro bastante ganchero. Nuevamente, el trabajo de la base rítmica se nota sólido, muy afiatado. Otro punto a destacar es el trabajo de Morikawa, quien se luce cantando en inglés: algo que para muchos vocalistas japoneses resulta difícil.

Overload es un tema para el que pasan los años pero mantiene fresco, siendo del segundo periodo de Sakamoto. Recuerda mucho a lo que hacían a fines de los 80. Temazo asegurado, con un solo muy bien logrado y, a opinión personal, uno de mis solos favoritos de Anthem.

Stranger llega con su potencia desde el principio. Se trata de un tema más cercano al Power Metal dentro del catálogo de la banda, algo en lo que la banda nipona ha sabido desenvolverse después de su regreso en la década pasada.

Linkage llega como una pequeña pausa a los temas anteriores, siendo un tema midtempo con un sonido más denso. Probablemente sea el tema más bajo del disco, pero no es que sea malo, para nada, sino que creo que habían mejores temas para regrabar.

Eternal Warrior cambia esta sensación: un grandioso tema original del disco del mismo nombre del año 2004, siendo que la versión de Sakamoto es clásica, a Morikawa no le queda chico el puesto. No por nada Morikawa ha cantado en varios discos de la banda, y en excelentes discos como Gypsy Ways o Domestical Booty que están dentro de lo mejor de la banda. Es un tema que es marca registrada de Anthem, con riffs potentes y líneas vocales muy bien trabajadas.

Ghost in the Flame es a mi gusto uno de los mejores temas del disco. Probablemente no goce de la misma popularidad que otros temas, pero sin duda no se queda atrás en cuanto a calidad, y en esta versión dejan en claro la versatilidad de la banda respecto a su catalogo. Es melódico, especial para tocarlo en vivo; en especial con ese soberbio estribillo y con un buen trabajo de coros, lo tiene todo para ser un gran tema.

Venom Strike, uno de los grandes clásicos de la banda, y probablemente la elección más extraña siendo que Nucleus solo incluye regrabaciones de temas posteriores al año 2000. De todas formas, es una cátedra de Heavy Metal y al estar al lado de temas “más recientes” deja en claro que están en gran estado. Venom Strike se caracteriza por sus riffs veloces y potentes los que no pierden intensidad en ningún momento.

Awake mantiene el sonido clásico de Anthem, con una banda muy afiatada a la hora de tocar. Otro tema potente y con un estribillo muy bien trabajado.

Omega Man, el único instrumental del disco, es una muy buena elección con sus cambios de ritmo y con un Akio Shimizu inspirado en las 6 cuerdas. Tal vez no he dedicado muchas líneas al trabajo de Shimizu en el disco, pero hay que decirlo: es uno de los grandes guitarristas de Japón y acá lo demuestra con clase.

Pain tiene todos los elementos para ser un clásico de Anthem: buena base rítmica, riffs bien ejecutados y una línea vocal potente. Este tema me trae a la mente otros clásicos de la banda como Love In Vain o Empty Eyes.

Llegando al penúltimo tema de Nucleus, Echoes in the Dark, con su sonido más melódico, nos da una clase de cómo hacer un tema que llega de primera. Si les gusto Black Empire o Awake, este tema será muy de su gusto.

Para finalizar, Unbroken Sign es el tema perfecto para este momento. Originalmente del grandioso Burning Oath de 2012, es derechamente un himno de la etapa más reciente de los nipones, con uno de los mejores estribillos de sus últimos discos.



Si bien, como se mencionó anteriormente, este es un disco de temas regrabados, quedaron bastante bien al lado de sus versiones originales. Personalmente, no soy muy amigo de los temas y discos regrabados, porque siento que se pierde un poco la mística de las versiones originales, a no ser que sean demos y esto se justifique con el lanzamiento de un LP. Además, Morikawa cumple muy bien su labor al cantar los temas en inglés. 

Como dato aparte, este disco incluye un segundo CD en vivo grabado el año donde tocan el Gypsy Ways completo en conmemoración de los 30 años de aquel disco y en honor al legendario productor Chris Tsangarides, quien falleció el año pasado. No está demás decir que produjo grandiosos discos, además del mencionado Gypsy Ways también están Sad Wings of Destiny y Painkiller de Judas Priest, Barón al Rojo Vivo de Barón Rojo, The Eternal Idol de Black Sabbath, Spellbound de Tygers of Pan Tang entre otros.



Anthem es una banda que hasta el día de hoy sigue dando cátedra de como tocar Heavy Metal, siempre con su sonido característico, potentes y directos, sin intentar sonar pretenciosos, pero dejando en claro porque son una de las bandas más grandes de Japón (si es que no la más grande) y hasta ahora no pierden ese sitial.



No hay duda de que Nucleus es una muy buena carta de presentación para el público occidental que aún no los ha descubierto, los temas quedaron bastante bien en comparación a sus versiones originales, aunque eso no quita que personalmente recomiende otros de sus trabajos como Tightrope, Gypsy Ways, Domestical Booty (a estas alturas grandes clásicos del Heavy Metal nipón) o más recientes como Black Empire y Engraved antes que este disco, la razón para esto es la base de este disco, el hecho de que sean temas regrabados probablemente a futuro no lo convierta en uno de los discos más recordados de la banda más allá de si es bueno o no. 

Para terminar les dejo con uno de los temas del disco. En este caso el que lo abre, Immortal Bind.




Escrito por Sorlac.