Sección Yuri de Película: Pero si soy cheerleader - Generación Geek

Novedades

Banner

miércoles, 21 de agosto de 2019

Sección Yuri de Película: Pero si soy cheerleader



Pero si soy cheerleader es una película del año 1999 dirigida por Jamie Babbit (Itty Bitty Titty Committee, The Quiet), perteneciente a los géneros comedia romántica y sátira.
Si te gusta la actriz Natasha Lyonne (Orange is the new black, Russian Doll), amarás verla actuar en esta película donde está más joven. 
Ella es la protagonista de esta película, Megan, quien le encanta ser animadora o cheerleader (porque le encanta mirar a sus compañeras en falditas, pero no se entera), tiene un novio estable, ya está por graduarse, pero todos creen que es lesbiana, y ser lesbiana es un problema. Los padres (muy considerados) la internan en una terapia de reorientación sexual para curarla de su homosexualidad. 



En el lugar, llamado True Directions conoce a la directora Mary y su hijo Rock, a Graham y al resto de chicos en terapia.
La terapia es bastante ridícula, y consta en 5 pasos al estilo de Alcohólicos anónimos, donde les inculcan estereotipos asignados a cada género para que vean lo heterosexual como bueno. Aunque al principio Megan intentó ser heterosexual por considerarse católica, poco a poco fue dándose cuenta de que en realidad no lo era (por muy obvio que fuera para los demás), en el camino, ella se redescubre a sí misma, aceptándose tal cual es y enamorándose de Graham a la vez, ya que su relación amistosa cambia luego de escaparse a un bar gay con unos ex alumnos de True Directions que intentan explicarle que la homosexualidad no es una enfermedad o algo malo.

Lamentablemente, Mary, la directora del centro de rehabilitación se entera de todo y lleva a los chicos a protestar con pancartas homofóbicas a la casa de Larry y Lloyd (los ex alumnos del centro). Pero en realidad ya nadie la toma en serio, ya que Megan y Graham intentan escaparse una noche, aunque otra vez las pillan, a Megan ya no le importa, por lo que es expulsada. Graham, sin embargo, tiene miedo de sus padres por lo que se queda en True Directions.



Megan termina en la casa de Larry y Lloyd, ya que sus padres no la quisieron recibir. La cosa no termina aquí, pero tampoco quiero contarla completa, es mejor verla. Es una película que critica bastante a estos centros de rehabilitación homosexual, te muestra el rechazo que los homosexuales siempre reciben por parte de sus propias familias, por supuesto, burlándose también de los estereotipos tanto para la comunidad LGBT+ como en los roles de género, podrías pensar que es una película bastante densa, pero en realidad no lo es, porque estás todo el tiempo riéndote.

En fin, no sé si esta película sea un clásico, aunque para mí a estas alturas ya lo sea, pero es 100% recomendable, una de las mejores que he visto con temática lésbica, y eso que la he visto varias veces. Es una de las favoritas de mi cumpleañera favorita (que justo hoy cumple años) que me pidió esta reseña, y estoy segura que también se convertirá en la favorita de los que siguen la Sección Yuri como cada miércoles por el mismo canal.









Escrito por Javiera dedicado a Leslie