Reseñas de Culto: Odin - Koshi Hansen Starlight - Generación Geek

Novedades

Banner

viernes, 6 de septiembre de 2019

Reseñas de Culto: Odin - Koshi Hansen Starlight

El día de hoy en Reseñas de Culto (pido disculpas por la ausencia. Básicamente temas laborales y falta de tiempo para escribir algo como la gente), traemos una película que por varias razones pasó sin pena ni gloria en su momento, y probablemente después de esta reseña siga en esa situación. Hoy hablaremos de Odin: Koshi Hansen Starlight.

Estrenada en el año 1985, esta cinta producida por Yoshinobu Nishizaki (quien trabajó en la adaptación de la legendaria Uchuu Senkan Yamato del maestro Leiji Matsumoto, la cual finalizó en 1983 con la película Uchuu Senkan Yamato Kanketsu Hen), dirigida por Toshio Matsuda y con Hiroshi Miyagawa como encargado de la banda sonora, quienes trabajaron también en Uchuu Senkan Yamato. Pero, ¿por qué tanto incampie con la serie de Matsumoto? En las siguientes líneas lo vamos a tratar.


Odin comienza con una introducción relatándonos sobre el mar y como en distintas épocas el hombre se adentraba en este por distintos propósitos, como las ansias de descubrimiento, la búsqueda de nuevos horizontes (la cual después de algunos minutos se hace algo tediosa). Todo esto para llegar al año 2099. En esta época, en donde se puede navegar a través de la galaxia, los veleros de fotones son los vehículos que se mueven por el espacio a través de unas rutas creadas por una red lasers, pero como el universo aún esconde muchos misterios por descubrir, se crearon nuevos buques para llegar a estos territorios. Uno de estos busques es el Starlight.

El Starlight se encuentra en su primer viaje, y lo que parece ser un viaje normal se ve interrumpido por la llamada de auxilio del velero Alfred, que está siendo destruido por causas desconocidas en las cercanías de Jupiter. Al llegar a los restos de la nave solo encontraron una sobreviviente, una joven llamada Sarah Cyanbaker. En medio de la exploración del Starlight se encuentran con una nave que pareciera ser la causa de la destrucción del Alfred, la cual, después de una extraña situación, se destruye.

Al llegar cerca de Urano, Sarah tiene presentimientos sobre algo en la superficie de Oberon (una de las lunas de Urano). En esta encuentran una nave espacial que contiene una memoria en cristales, los cuales son los indicios de un lugar llamado Odin, un paraíso perdido, pero, ante la posibilidad de ir a descubrir ese territorio, llega una orden de que el Starlight debe regresar a la tierra, lo cual será causa de discordia en la tripulación quien amotinará la nave para viajar hacia Odin. ¿Qué misterios esconde Odin? Sigan viéndola para responder a esta interrogante.


¿Vale la pena ver Odin? La verdad es que es complicado de decir. Ciertamente es una película que presenta algunas virtudes, especialmente en la animación y el diseño de naves, también en la banda sonora, la cual, si bien no es algo del otro mundo, cumple en ser uno de los elementos más interesantes de la cinta. Como dato aparte en este último punto, cabe destacar la participación de la legendaria banda de Heavy Metal Loudness, quienes, en ese momento, además de ser una de las bandas más grandes del género en Japón, estaban abriéndose paso en tierras europeas y estadounidenses. Para esta película ellos compusieron los temas Gotta Fight y Odin (el cual es un grandioso tema, bastante diferente a lo que realizaban en ese entonces).

Volviendo a lo que es la película como tal, aquí es donde entramos a los puntos negativos de esta. En Odin se nota que el trabajo de Nishizaki se quedó pegado en los tiempos de Uchuu Senkan Yamato, repitiendo (por no decir copiando) muchos de los elementos característicos de esta serie (y de la obra de Matsumoto en general), pero sin la gracia o magia que tienen las series en las que tomó influencia.

Olvídense de encontrar personajes trascendentales o carismáticos como un Capitán Harlock, una Emeraldas o un Susumo Kodai por nombrar a algunos, porque no los hay, los personajes no llaman la atención y no tienen desarrollo, e incluso Sarah se siente como un personaje forzado.


Otro punto negativo a destacar es el desarrollo de la trama, el cual es bastante lento y tedioso, con momentos que son de relleno (varios minutos de secuencias que no aportan y donde no hay mayores diálogos). De hecho, en los primeros 30 minutos de la pelicula, sin exagerar, en más de la mitad de ese tiempo no hay diálogos. Para una historia de este tipo uno espera algo más dinámico en ese sentido. Además el final sin resolver es la guinda de la torta, ya que uno espera que se termine y no haya más. Originalmente Odin sería una trilogía, pero con el fracaso de la película en las salas de cine en Japón, esto no llego a ser algo concreto.

También otro detalle de la película, que al menos a mí me molestó, es que en varios momentos el soundtrack no calzaba en las escenas y la música suena fuerte, no como música de fondo, sino que en un mismo plano que los diálogos de los personajes (más allá de que los temas de Loudness sean temazos).

Quizás a estas alturas de la reseña te preguntarás ¿por qué si la reseña es de Odin, la constante de esta es hablar sobre Matsumoto y Uchuu Senkan Yamato? O ¿por qué mejor no hablar de Yamato? La verdad es que al hablar de esta película, la única manera de hacerlo es comparándola en cada una de uno de sus aspectos con quienes la influenciaron para tener un parámetro de calidad, en el cual en todos estos sale perdiendo. 




Para concluir, Odin es una película que fallo de la peor forma en su intento de triunfar en su momento. La poca originalidad de esta (por no decir el reciclaje de ideas por parte de Nishizaki y compañía en trabajos anteriores) le pasó la cuenta. A pesar de lo malo, esta cinta tiene algunas virtudes que vale la pena recalcar. No es que sea el primer caso ni menos el último, pero cuando aparece una obra, autor o formula muy exitosa siempre llegarán algunos que se colgarán de este éxito con copias que traten de aprovecharse del momento. Algunos con un relativo éxito, otros ganan cierto estatus de culto, y muchos otros (como Odin) se pierden en el olvido y es mejor que se queden ahí. 

Pueden encontrar esta película en youtube con subtitulos en inglés por si quieren verla (bajo su propio riesgo). Así ustedes pueden descubrir si es tan mala como esta reseña lo señala o si es una exageración, y si es lo primero, pueden condenarla al olvido. A fin de cuentas, es una película de culto para bien o para mal y merece un trato acorde a su estatus.




Escrito por Sorlac.