JOKER – Peligrosamente atractiva, cruda y real. - Generación Geek

Novedades

Banner

jueves, 3 de octubre de 2019

JOKER – Peligrosamente atractiva, cruda y real.






A mal tiempo, buena cara. El director de Road Trip y The Hangover; Todd Phillips, nos trae al excéntrico archienemigo de Batman más cercano que nunca. El Joker de Joaquín Phoenix es en pocas palabras la esencia misma de este maravilloso personaje, su libertad. La historia está contada desde todas las veredas posibles. Si leíste los comics, si has visto sus otras versiones en el cine o si simplemente te gusta el arte de la pantalla grande y quieres disfrutar de un film perturbador: Definitivamente estás en la sala correcta, pero vamos por parte.



Al principio se me estaba haciendo difícil verbalizar lo que la película me había hecho sentir, hasta que finalmente entendí que tiene demasiadas lecturas interesantes como para intentar hablar de emociones inmediatamente, así que yéndonos por la técnica; lo primero que vamos a destacar es la tremenda actuación de Joaquín Phoenix, que ya nos había deslumbrado en películas como Gladiator, Walk the Line o Two Lovers. Para el personaje de Arthur Fleck, Phoenix logra que la línea de su cuerpo transmita una emoción tanto en el baile, como cuando lo vemos en acciones cotidianas; sus costillas, sus omóplatos, sus codos, todo, todo su cuerpo te provoca una sensación de aversión que causa algo de culpa por todo lo que sufre este hombre conforme avanza la historia. La enfermedad que lo acongoja es casi una ironía de la forma de reaccionar con la que incluso te puedes llegar a sentir identificado. Vemos la cara de Arthur deformarse con esta risa que es incapaz de controlar, mientras que sus ojos transmiten una pena y un cansancio que me hizo pensar en las máscaras de teatro (Talia y Melpomene) que representan la tragedia y la comedia.




En un mundo donde la justicia no es prioridad, donde la economía no tiene un equilibrio, donde el pobre es maltratado y el rico es vanagloriado, es fácil identificarse con un personaje que lucha por sobrevivir en este mundo cruel. La película del Joker nos recuerda todas las veces que escogimos a DC por sobre Marvel, por tocar los temas comunes y cercanos, desde un lugar oscuro y crudo que no todos se atreven a tocar. Es aquí donde la trama se vuelve peligrosa, porque cuando más violenta se pone la escena, más se te aprieta el estómago, no solo por la sangre o el terror psicológico que nos presentan, si no por la empatía que sientes por Fleck, te hace dudar de que si la cinta es para todo espectador; es decir, hay todo un discurso detrás de este personaje, que nos da muy buenas razones para rebelarnos ya contra el sistema. El problema es que cuando el Joker pinta su sonrisa con la sangre de su boca, sentimos que este terror psicológico que hemos estado viendo durante aproximadamente 100 minutos, se vuelve carne y asusta. Asusta además, porque aquí es cuando agradezco al director y al gran elenco como Robert De Niro, Zazie Beetz, Frances Conroy, Brett Cullen, entre muchos más que lograban a través de su actuación que nos hiciéramos preguntas como: ¿De qué me río?, ¿De quién me río?, ¿Alguien sale herido? y de ser así, ¿Me importa?.



La cinta está llena de referentes de todo tipo y sin duda su mejor acierto es que abarca todas las áreas, porque más allá de ser una película de DC, donde el mundo de los superhéroes se está robando toda la atención. El Joker encuentra en la fotografía, en las actuaciones, en la música, en el montaje, en la historia, en la ficción, en el realismo, en la psicología y así en un sinfín de elementos, la forma de hacer que esta historia de origen te toque de alguna u otra manera. Es por esto que te recomendamos que no esperes más y vayas a verla, para que juzgues por ti mismo si esta es o no, la mejor película en lo que va del año.


Por Deb!