Luz de mi vida – ¿Una historia que ya hemos visto? - Generación Geek

Novedades

Banner

jueves, 17 de octubre de 2019

Luz de mi vida – ¿Una historia que ya hemos visto?






Casey Affleck escribe, dirige y protagoniza La luz de mi vida; Película que ha generado algunas inquietudes, no solo por los conflictos que rodean a Casey en lo personal, si no también, porque a nivel cinematográfico el argumento de este film es muy comparable con otros. Si bien es cierto que todo está visto y es difícil sorprendernos con tramas muy nuevas, el parecido con La carretera es claro. Un padre y su hija intentan sobrevivir en este mundo, tras una pandemia que acabó con la vida de prácticamente todas las mujeres del planeta.



Sin embargo, la cinta cuenta con varios aciertos, por lo menos a mí parecer. El ritmo lento donde Casey se da el lujo de narrar la historia desde un lugar muy intimista, con actuaciones muy naturales en un tempo en el que sientes que casi podría ser una película con escenas en tiempo real, es lo que te hace empatizar rápidamente con los personajes sobre todo desde el lugar emocional, tanto en la simpleza del cansancio, como en algún relato conmovedor o incluso el miedo de luchar para sobrevivir. Hay una calma que da paso a una alerta constante, como cuando te quedas callado con los ojos muy abiertos cuando sientes un ruido que te acelera el corazón, así me sentí conforme avanzaba la historia.



Otra cosa que marca la diferencia es que sea “hija” y no “hijo”, claramente no es una decisión gratuita; estés a favor o no del feminismo o cualquier tema relacionado a este, la película tiene opinión con lo que se vive en la actualidad y claramente vemos una postura de lo que significa el rol de la mujer en el mundo. Muchos podrán decir que se trata de una reflexión sobre el liderazgo femenino, quizás otros se vayan por el lado del hombre defensor imprescindible en la historia, pero la verdad es que creo que el enfoque es más cercano, es un llamado de atención al cómo nos comportamos hoy con el tema de género, qué pasa realmente con términos como: Autocontrol, tentación, naturaleza, salvajismo, humanidad, raciocinio y así un montón de palabras que parecen comunes y corrientes, pero que desatan un cuestionamiento importante a la hora de imaginarnos en un mundo diezmado.


Puede que no sea suficiente, puede que el argumento de la cinta no alcance a cubrir 119 minutos de una trama casi poética en el intento de mostrarnos cómo este padre sufre por cumplir una promesa que le hizo a su esposa antes de morir, cómo nos muestran lo difícil de criar, lo difícil de aguantar hasta el final, puede que no logre convencerte del todo. Pero no se puede negar que las decisiones fueron tomadas y se hicieron cargo, incluyendo los elementos externos y usándolos completamente a su favor, tanto en la fotografía como en la música, en la actuación y tremendo personaje que logra encarnar Anna Pniowsky (como la hija); creo que cumple el objetivo de ser un film honesto y sin mucho adorno.
Quizá no se lleven el premio a la originalidad, pero puede que te haga reflexionar sobre más de un tema. Por su puesto y como siempre digo, sobre gustos no hay nada escrito y los invitamos a verla y opinar por ustedes mismos.






Por Deb!