Reseñas de Culto: SF Saiyuki Starzinger - Generación Geek

Novedades

Banner

jueves, 23 de enero de 2020

Reseñas de Culto: SF Saiyuki Starzinger


En Reseñas de Culto hemos visto varias series, OVAs y películas, y hasta ahora no había tenido la oportunidad e inspiración de reseñar un trabajo del grandioso Leiji Matsumoto. Matsumoto es una leyenda del mundo del manga, creador de obras fundamentales como lo son Uchuu Senkan Yamato, Galaxy Express 999, Captain Harlock o Queen Emeraldas es por lejos uno de los autores que debes conocer si te gusta leer mangas o ver animes, y a pesar de todas estas series, en primera instancia no hablaré de ninguna de ellas, en parte porque para muchos acá en Chile nuestro primer acercamiento con su obra (sin saberlo en esos tiempos) fue con otra serie, tal vez un poco más alejada de las luces y el estrellato de estas series pero si una que formo parte de la infancia de muchos; hablamos de SF Saiyuki Starzinger, o mejor conocida por estos lares como “El Galáctico”.


Estrenada en 1978 y con una duración de 73 episodios, SF Saiyuki Starzinger al igual que la gran mayoría de las obras de Matsumoto tiene elementos del subgénero space opera, con toques románticos y melodramáticos siempre teniendo como escenario el espacio exterior, pero usar la fórmula que llevo a la gloria a su autor, ¿será algo bueno en esta serie o no? Lo revisaremos en las próximas líneas.

Orora Hime, que es la princesa de la luna debe viajar al Gran Planeta a restaurar la energía de la galaxia, ya que el universo se ha convertido en un lugar inestable debido a esta situación, provocando que las criaturas que viven en él se hayan convertido en monstruos y mutantes. Para esta misión ella viaja con tres cyborgs: Jan Kugo, Sir Djorgo y Don Hakka quienes la escoltarán en la búsqueda de traer de vuelta el equilibrio que se esta perdiendo, pero como es de esperar, este viaje será peligroso y para nada fácil, en el cual la valía de los 3 escoltas será probada y la fuerza de voluntad de la princesa será fundamental en esta misión.


¿Vale la pena ver SF Saiyuki Starzinger? Sí, como mencionaba más arriba, al ser una serie de Matsumoto y teniendo los elementos característicos de su trabajo, abría la interrogante de si esto podía ser bueno o mejor dicho, si podía funcionar acá, y sí, lo logra. SF Saiyuki Starzinger no cae en ser una copia de series como Uchuu Senkan Yamato o Galaxy Express 999, además que la influencia de Viaje al Oeste ayuda a crear una identidad distinta más allá de los escenarios, del romanticismo o melodramatismo en su trama y esto se agradece.


Al igual que en la mayoría de los trabajos de Matsumoto podemos apreciar una constante en cuanto a sus personajes, partiendo por héroes de apariencia juvenil y masculina (a pesar de ser cyborgs), un personaje de apoyo que es la contraparte de estos (especialmente en lo físico) y una protagonista de apariencia joven, delgada, femenina y frágil pero con una voluntad férrea, la cual no podrá ser derribada por ninguna dificultad que se presente en su camino. Aun así, todos estos personajes no son reciclados de lo que puedes ver en sus otras obras, especialmente en sus personalidades, como el caso de Jan Kugo (Galáctico) que es un personaje temperamental, el cual solo es obediente a Orora Hime (Princesa Aurora) más que nada por temas románticos, quien se aleja del tono trágico de personajes como Harlock o Emeraldas.


Finalizando, quizás uno de los puntos bajos de esta serie es que con el paso de los años ha sido relegada a un segundo plano dentro del género (considerando que Uchuu Senkan Yamato o Captain Harlock son clásicos indispensables) y a pesar de esto, no ha envejecido de mala forma. Claro, no es la mejor serie de Matsumoto, pero está lejos de ser una mala serie, de todas formas la identidad que tiene esta serie sabe compensar este “defecto” y agregando el hecho de que es una serie bastante entretenida hará que quieras seguir viendo cada capítulo, a pesar de que su trama quizás sea algo sencilla.


Para terminar, esta serie no es solo para fanáticos de Matsumoto, sino también de todos aquellos que disfrutan del subgénero del space opera.





Escrito por Sorlac