¿Debemos perdonar los bugs en los videojuegos? - Generación Geek

Novedades

Banner

lunes, 10 de febrero de 2020

¿Debemos perdonar los bugs en los videojuegos?

Los problemas técnicos se han vuelto una triste realidad en las recientes generaciones de consolas. La posibilidad de arreglar el juego después de su lanzamiento ha hecho que lo errores "no críticos" no sean una prioridad de arreglar, ya que muchas veces es más fácil dejar un error que arreglarlo y causar 20 más cuando no hay tiempo suficiente para arreglarlo todo. Además, muchas veces los estudios no tienen tiempo para parchar todo debido a presión del distribuidor.

Shigeru Miyamoto una vez dijo que un juego retrasado es eventualmente bueno, mientras que un juego apresurado es malo y es para siempre. Esto no solo incluye los problemas técnicos, sino que también las mecánicas del juego, pero no quita que esta frase aplica a todos los aspectos del desarrollo de los videojuegos.

Un ejemplo reciente de lo anterior es Cyberpunk 2077, que iba a lanzarse en abril, pero que fue retrasado hasta septiembre por su desarrolladora, diciendo que el juego era jugable de principio a fin, pero que eran necesarios unos meses para arreglar algunos problemas, para así crear una experiencia perfecta.

Cyberpunk 2077 surfrió un retraso de cinco meses.

Sin embargo, la cantidad de bugs, o errores de programación, no siempre son algo malo, ya que hay muchas instancias de juegos en los que estos pueden mejorar la experiencia, o volverse algo a lo que los fanáticos le toman cariño. Un ejemplo es Starsiege: Tribes, donde se podía aprovechar el botón de salto cuando se iba en una zona inclinada para ganar inercia, y así recorrer grandes distancias más rápido. Esto se volvió tan popular que se convirtió en una mecánica que se implementó en futuras entregas de la saga.

Otro ejemplo de un bug que se volvió parte integral de un juego es Space Invaders. La razón por la que las naves comenzaban a moverse más rápido a medida que había menos es por la poca capacidad de procesamiento de las consolas antiguas, lo cual aumentaba la tasa de imágenes por segundo del juego, acelerando las naves.

También, la maniobra conocida como rocket jump es el resultado de un bug en el juego Quake, y que se ha vuelto importante en muchos otros juegos en primera persona a medida que han pasado los años. Otro bug recordado con cariño es Nuclear Gandhi en la saga Civilization, donde el personaje tenía el nivel mínimo de agresión, y hacer tratados con él causaba que la agresividad bajara a un nivel negativo, lo cual era interpretado por el juego como la agresión máxima, donde los personajes del juego atacan con bombas nucleares.


Estos son ejemplos de bugs que terminaron siendo buenos, pero la verdad es que si fueran siempre buenos, no serían un punto de debate cuando aparece un nuevo videojuego, y hay algunos bastante molestos, como puede serlo cuando las caras de los personajes no cargan, o algo tan común como caer a través del mapa (que se da debido a errores de cálculo cuando dos superficies entran en contacto).

Hay ocasiones, como Fallout: New Vegas, donde la cantidad de problemas es tanta que la empresa se ha desligado del título más allá de sus obligaciones, y ha sido la comunidad la que ha terminado el juego, con el mod Mission Mojave, que ha arreglado miles de bugs en el juego en su versión de PC, mientras que la versión de PS3 fue abandonada debido a que muchos de los problemas que esta tenía tienen su origen en el motor del juego.


Fallout: New Vegas fue criticado por la gran cantidad de bugs en su lanzamiento original

Quizás la respuesta a la pregunta principal de este artículo es un predecible "depende", pero quiero explicar porqué la respuesta no puede ser un simple sí o no. Un bug, como ya dije, puede mejorar la experiencia en algunos casos.

Puede que también sirva explicar que hay diferentes tipos de bugs, ya que hay ocasiones en lo que las cosas que fallan lo hacen debido a errores de cálculo, como el que mencioné de caer por el suelo. Este se debe a fallas al calcular que requieren una capacidad de cálculo superior al que permite una consola o un pc actual, ya que la diferencia entre 99% y 100% de exactitud en ciertos momentos es abismal, requiriendo un equipo digno de la NASA para ese nivel de exactitud.

Un estudio que en un principio se salió con la suya con los bugs en sus juegos era Bethesda, ya que estos no interrumpían el desarrollo del juego en gran medida, y daban pie a videos y memes bastante graciosos. Eso hasta el desastre que terminó siendo Fallout 76, que era imposible de jugar en ocasiones debido al mal estado técnico del juego y sus servidores, ya que es común que los enemigos no tengan animaciones, o perder objetos durante la partida.

Un problema no menor (y sí, diré que es un problema) son los juegos en Early Access, o Acceso Temprano, los cuales son aceptados en Steam cuando están en desarrollo, y no todos los bugs han sido parchados. Para mí, esto es como decir que debemos aceptar que un bebé no tenga todos los órganos vitales porque ha nacido a los 3 meses. El problema de esto es que nos prepara para aceptar los bugs, además de que nos hace olvidar que no todos los juegos que han sido publicados de esta manera son lanzados oficialmente. No olvidemos DayZ, que estuvo cinco años en esta etapa, y ya había entrado en declive para cuando se lanzó oficialmente.



Un estudio de 2017 reveló que en esa fecha el 15% de los títulos en Steam eran de Acceso Temprano. Poniéndolo en fracciones, esto es uno de cada siete juegos de la plataforma, y esto en 4 años. Pese a que ya han pasado 3 años desde esta cifra, no es difícil encontrar juegos que tengan graves problemas al ser lanzados en esta plataforma, pero Steam pide que se considere a la comunidad en el desarrollo.

La comunidad que se forme en torno a los juegos también es clave, ya que, como dije antes, hay casos en los que esta la toma cariño a los bugs. En otros casos, especialmente cuando existe la posibilidad de crear mods (alteraciones del juego/motor para crear nuevas experiencias), la comunidad puede ayudar a arreglar el juego, y así mejorar la experiencia para todos. Esto es particularmente útil cuando los desarrolladores no tienen grandes equipos de gente o recursos para realizar todo el trabajo, y este avanza lentamente.

Skyrim es un ejemplo de un juego activo en la comunidad de Mods


Hay ocasiones en las que los bugs no son culpa del juego mismo, sino que se dan debido a problemas de compatibilidad, ya que cada sistema tiene su propio sistema de reglas, y no siempre existe compatibilidad directa entre diferentes sistemas y sus versiones sucesivas, ya que no siempre todo lo que funcionaba en Windows 98 funciona en Windows 10. También, la existencia de nuevas tecnologías, como los procesadores con varios núcleos, o tarjetas de vídeo con diferentes velocidades.

Un ejemplo de lo anterior es Bioshock, que fue tuvo una serie de problemas en cierto tipo de hardware, obligando a Irrational Games a sacar un parche que optimizaba el rendimiento en procesadores de doble núcleo, además de una serie de otros problemas.

Si hablamos de problemas de incompatibilidad debido a cambios en el hardware, debemos hablar de GOG, empresa polaca que comenzó dedicándose a la venta de juegos descontinuados. La empresa ha tenido que parchar todo tipo de bugs en los juegos, requiriendo el apoyo de las comunidades de los juegos en muchos casos. Carmageddon fue un caso en el que se requirieron 60 versiones diferentes del juego para poder hacerlo funcionar adecuadamente, debido a problemas de incompatibilidad con computadores más recientes, lo cual ha obligado a utilizar emulación para poder jugar estos títulos.


GOG cuenta con personal dedicado a probar el rendimiento de los juegos que vende

Realms of Arkania 3 fue otro juego que requirió solucionar un bug para salir a la venta. Esto debido a que un error impedía completar el juego, a causa de un problema de memoria que impedía que el jefe final pudiera ser eliminado, lo cual es una de las condiciones del juego para declarar la victoria. Lo mismo pasó con Star Wars: Shadows of the Empire, que requirió que se reescribiera el código relacionado con DirectX para poder funcionar en computadores modernos.

Entonces, ¿debemos perdonar los bugs en los videojuegos? No sin tener criterio. Para ello, primero debemos aprender cuando un bug afecta realmente al juego y cuando lo mejora para tener nuestra opinión.

Si un bug distrae de la experiencia, definitivamente no debemos perdonarlo. Esto es en el caso de juegos que buscan ser realistas, o ser totalmente inmersivos, o en juegos de terror. Tener bugs puede hacer que el jugador recuerde que está en un juego, perdiendo el propósito original, y haciendo que recordemos que "es solo un juego".

Con la gran cantidad de títulos disponibles hoy en día, es fácil encontrar nuevas experiencias y nuevo talento que puede pulirse, pero nunca hay que olvidar que el juego no solo se compone de la parte jugable, sino que hay muchos elementos que permiten que el juego pueda ser disfrutado finalmente.


Escrito por IonMario94