Sección Yuri: Orange is the new black (lo bueno y lo malo) - Generación Geek

Novedades

Banner

miércoles, 12 de febrero de 2020

Sección Yuri: Orange is the new black (lo bueno y lo malo)



Hace unos días atrás, terminé de ver la serie Orange is the new black. Fue algo así como cerrar un ciclo, ya que la serie comenzó el año 2013 y terminó el 2019. OITNB fue una de las primeras series LGBT que vi con emoción, aún no veía cosas mejores en relación a la representación lésbica en ese tiempo (al menos no en series).



Orange is the new black es el título del libro escrito por Piper Kerman que relata su experiencia en prisión, y fue en esta novela en la que se basó la serie de Netflix. Cabe destacar que la mayoría de lo que ocurre en ésta no es lo mismo que se describe en el libro autobiográfico, porque si no, sería demasiado aburrido.

Como era de esperarse, la protagonista de esta historia es Piper, una típica mujer de clase acomodada (rubia, blanca y con buena educación) respecto al resto de las reclusas que terminó ahí por ayudar a su antaño novia Alex a traficar drogas o específicamente lavado de dinero.

Aquello fue hace años atrás, te dan a entender que ellas tuvieron una relación apasionada e intensa, pero que todo se acabó y más aún luego que Piper terminara en prisión gracias a que Alex la delató echando a perder la vida normal que había logrado tener.



Pero, a pesar de la traición, la calentura puede más y Piper termina enrollándose de nuevo con Alex (quien no, en todo caso). Y en medio de su tortuosa relación, la rubia conoce a otras mujeres con las que se va relacionando a lo largo de la historia: Red (Reznikov), una mujer de mediana edad rusa que se encarga de la comida, Nicky; una lesbiana que está enamorada de una italiana media loca llamada Lorna, Dogget o Pennsatucky, una drogadicta con la que Piper tiene varios conflictos en un principio, Dayanara Díaz, una latina que no sabe hablar español, Sophia Burset, la única reclusa transgénero, y Bo, que cumple varios estereotipos de la lesbiana “camiona”, Taystee, que podría decirse que es la líder de las “negras” de la prisión y Suzanne, una de las primeras en enamorarse y obsesionarse con Piper, y que tiene trastornos mentales.

Al ser una prisión, obviamente se divide en grupos; están las blancas, las latinas, las negras y las viejas. Dentro de este abanico te muestran las diferentes realidades que se viven en cada comunidad, aunque en las primeras temporadas todo es relativamente suave y cargado de humor negro. También se refleja bastante el abuso de poder de los guardias de la prisión hacia las reclusas, llevándolas incluso a un motín que termina con todas en máxima seguridad.



Como hay una gran diversidad de personajes, a lo largo de las temporadas te van mostrando más sobre la historia de las reclusas principales como también te cuentan sobre las nuevas que van llegando, cómo terminaron en prisión, sus remordimientos, sus familias, etc. En OITNB no hay mucha violencia, hay más palabrotas y humor negro, además, en la últimas dos temporadas, con la trama un tanto floja, se dedicaron a exponer los problemas migratorios que hay en USA y sobre todo criticar en cierta forma a Trump.

En resumen, OITNB es una serie buena las primeras dos temporadas, ya que de ahí en adelante la trama se diluyó en personajes secundarios. En algún momento incluso sacaron a Nicky de pantalla por varios episodios, y realmente se le extrañaba, ya que su personaje es bastante carismático y te encariñas enseguida.



Desde mi punto de vista, para ser una serie carcelaria, diría que le falta violencia cruda (como la que muestran en Wentworth, una serie carcelaria australiana), que la haga ver más realista. Pero como siempre se centró en el humor negro supongo que no se puede hacer nada. Otro punto importante es la relación de Piper y Alex. Si bien mi corazón de fangirl quería que ellas se quedaran juntas, lo correcto hubiera sido que se separaran, ya que la relación que tenían ambas no era precisamente saludable. Pero, ya que las dejaron juntas, en verdad hubiera preferido un final mostrando unos años más en el futuro cuando ambas estuvieran en la vida real saliendo en una cita, como una pareja normal (aunque sea cliché).

Finalmente, creo que OITNB tiene matices políticamente correctos como también otros que reflejan la realidad norteamericana, así que sí recomendaría la serie por ese aspecto, pero al menos en representatividad lésbica creo que queda un poco al debe (un tanto estereotipado todo, por eso). Dentro de todo, es entretenida con su característico humor negro y tiene actrices excelentes, pero aun así, creo que ese final no valió por todas esas 7 temporadas para las protagonistas.
Esta fue la Sección Yuri de hoy, como siempre el mismo día por el mismo canal.






Escrito por Javiera