Heavy Reseñas: Power Quest - Blood Alliance - Generación Geek

Novedades

Banner

jueves, 21 de mayo de 2020

Heavy Reseñas: Power Quest - Blood Alliance


Hace algunas semanas pensaba qué escribiría para el día de hoy. Generalmente, tanto para las reseñas de animes como las de discos, ya de un par de semanas antes me hago una idea de qué escribir, y aunque han salido muy buenos discos en las últimas semanas (Cirith UngolSölicitörDark Forest), no había nada, hasta que un gran amigo (Daniel "Melkor" Santibañez) me dijo "escucha esto, a ver si reconoces quién es el que canta" y me puse a escuchar. La banda es Power Quest, una banda inglesa de Power Metal que surgió a principios de siglo, y que la verdad había perdido el rastro hace unos 14-15 años. Como mis gustos se encaminaron derechamente en el Heavy Metal de corte más clásico, bandas de este estilo no eran lo que buscaba, pero cuando te recomiendan un disco, dale una escuchada, nunca sabes lo que puedes encontrar.


Blood Alliance es el quinto disco de la banda, el cual salió a la venta en 2011, y la respuesta a la pregunta "¿quien es el vocalista?" tiene una sola respuesta: Chitral "Chity" Somapala, vocalista oriundo de Sri Lanka, quien cantó en bandas como los alemanes Avalon (Vision Eden y Eurasia son discazos) y los griegos Firewind en su disco Forged by Fire de 2004. Entiendo que en este disco hubo un cambio drástico en la formación de la banda, siendo Steve Williams (ex Dragonheart, banda anterior a Dragonforce), quién es el tecladista y miembro fundador, el único que se mantenía en esta nueva alineación.

Editado por Napalm Records y con 10 temas, en las siguientes líneas revisaremos el disco a profundidad.

El disco parte con Battle Stations, una intro que no pasa del minuto y 45 segundos, con riffs muy en la línea de bandas como Lost Horizon o Axenstar, es decir, de esos riffs que se aprenden de manual, que muchas bandas del género a principios del 2000 usaban, pero que no deja de ser efectivo. Después el quiebre con el solo de guitarra le adhiere más contundencia. Es una buena intro, algo atípica al género, porque en general son intros con melodías más "sencillas", e incluso coreables, que sirven de entrada a un tema que debe tener mayor intensidad.


Rising Anew, empieza con un riff fácil de recordar, suena fresco y veloz. Con la entrada de Somapala el tema es muy en el estilo melódico, clásico de bandas finlandesas (sin el abuso de teclados a toda velocidad). El coro está muy bien trabajado, especialmente en el trabajo en los backing vocals, los solos son bastante limpios, en especial los de teclado, que se mueven de forma muy natural en el momento indicado. Es un buen tema para empezar después de la intro. 


Glorious tiene una intro alegre, pero con una base un poco mas densa, para acelerar bastante con la estrofa. Después tiene unos cambios de velocidad interesantes, y el coro es bastante bueno, con Somapala cantando con tonos más bajos (como se agradece que no haya abuso de tonos altos que no aporten nada). Las estrofas tienen algo de Dragonforce (afortunadamente sin lo absurdo que suena esa banda especialmente en las guitarras), y los solos también están muy bien ejecutados.


Sacrifice comienza con riffs que tienen una vibra más hardroquera, con un solo de teclado que lo acompaña en la intro (aunque lo siento algo fuera de lugar). Es bastante ganchero con buenos solos, aunque después, cuando entra el teclado, vuelve a sufrir ese problema, y otro solo habría sido mejor, o que mejor simplemente quedara en segundo plano. La línea vocal es muy interesante. Uno de los mejores temas del disco sin duda.



La intro con ese teclado pomposo en Survive es indicador de que se viene un tema más en el estilo "happy" de la banda (pero no esperen que sea demasiado happy), pero lo bueno es que Sompala tiene muy buena voz para un tema así. Musicalmente es veloz y al llegar al coro es donde derechamente se pone mejor el tema. El cambio en el tono es magistral, piensas que va a subir pero no, no lo hace y eso lo hace mucho mejor. La sección instrumental previa al solo da paso a un muy buen trabajo en estos, y para qué decir la sección que conecta el primer y el segundo solo. Con Sacrifice hasta el momento son mis temas favoritos de este disco.


Better Days con su comienzo me recuerda demasiado a Gloria de Umberto Tozzi, aunque la verdad es un Power con toques AOR, un tema bastante movido. Le siento un poco de influencia de bandas como Journey Van Halen (la etapa de Sammy Hagar), pero tiene algo propio que le da carisma.


Crunching the Numbers empieza con el teclado como protagonista, tratando de tener un estilo más progresivo, entrando a una sección donde el teclado hace un efecto bastante molesto. Somapala entra con mucha frescura mientras la música se mantiene en un tono más tenue, el puente es muy bueno. Lástima que el coro baja un poco. La sección posterior al segundo coro tiene hartos cambios, es variada y se agradece, los solos no son precisamente los mejores del disco. Este tema tiene bastante para ser de lo mejor del disco, pero hay detalles que le quitan bastante. 


Only in my Dreams es muy en el estilo de Better Days, pero con más AOR que la anterior. Es el tema más liviano del disco y el más bajo de este. Solo destaco a Somapala que es lo mejor acá (y en general en el disco). Pudo haber sido un bonus track en vez de un tema del disco como tal.


Blood Alliance, tema que da nombre al disco y el más largo, con una duración de 9 minutos, va tomando fuerza con el pasar de los segundos donde el teclado y la guitarra son protagonistas, para dar paso a un riff galopante con el teclado creando la ambientación, dando paso a una sección bastante calmado en su primera estrofa, la que nuevamente va tomando fuerza hasta llegar a un gran coro. Lamentablemente, como que esperas que el tema tenga un momento que realmente despega, pero se queda a media máquina. Sobre los solos nada que decir, pero esperas más, como que el principio crea mucha expectativa, pero con el solo después de los 6 minutos y 20 segundos mejora bastante, y después se pierde esa inspiración.


City of Lies, tema que cierra el disco, no es precisamente la mejor opción. Se siente como un tema promedio de alguna banda "happy" de la primera década del 2000. No me refiero a esos temas rápidos, sino a esos con aire más nostálgico. Curiosamente lo mejor del City of Lies son sus coros y solos. El tema no es malo, pero sí0- insípido.


Blood Alliance es un buen disco, y el mejor que he escuchado de Power Quest (hoy en día a los discos anteriores no les encuentro mucha gracia), pero aun así no se si es el mejor de ellos. No he escuchado Sixth Dimension de 2017 (el último que han sacado a la fecha), aunque eso no quita que hayan cosas que no me terminan de convencer. 

Dentro de lo positivo, hay dos puntos muy importantes para recalcar: primero (y esto es derechamente una apreciación personal), es el hecho de que este disco significa un cambio muy grande en el sonido de la banda, alejándose del sonido demasiado "happy" de sus primeros discos, del que seguramente fanáticos de bandas como Freedom Call o Celesty deben disfrutar, pasando a un sonido un poco más pesado y con algunos matices melódicos y en pequeñas dosis progresivas que podrían gustar a fanáticos de bandas como Avalon, Masterplan o Ark, aunque Power Quest estaría uno y quizás dos peldaños más abajo en calidad.

El segundo, y a mi parecer, el punto más fuerte de este disco, es sin duda el trabajo de Chity Somapala, quien es un tipo que marca diferencia con la mayoría de los cantantes de bandas de Power Metal (muchas de ellas catalogadas como "happy metal") posterior a los años 90 que hay. Muchos caen en clichés de cantar con tonos muy altos y pocos realmente pueden considerarse como destacables en ese aspecto.

Volviendo a Somapala, el hombre sabe bien lo que hace, me recuerda mucho a vocalistas como D.C. Cooper o Mike DiMeo. Siendo honesto creo que habría sido una buena opción en bandas del estilo de Royal Hunt o incluso Masterplan después de la partida de Jørn Lande

Lo malo del disco es que a pesar de que el cambio en el sonido se agradece bastante, los temas cumplen y la labor de Somapala es impecable, pero a momentos estos elementos no se logran potenciar completamente, especialmente desde Crunchin the Numbers, donde el disco presenta un bajón notorio en comparación a los temas que le preceden. No es que estos temas sean malos, como dije más arriba, ya que tienen momentos muy buenos, pero otros que los tiran para abajo, y eso hace que esta parte del disco sea inconsistente

También dentro de lo negativo, probablemente el punto más bajo es la batería, que cae en uno de los más grandes clichés de este estilo de bandas: el abuso del doble bombo. Hay muchas bandas que nunca lo dejan de usar, y no necesariamente es malo, pero cuando tocas y haces distintas cosas, cambios de velocidad bien realizados y que tengan matices. El problema acá es que la batería es muy plana en buena parte del disco, y al final al ser plano vuelve predecible lo que vas a escuchar y termina cansando.

Aun así, Blood Alliance es un disco que es bueno y podría ser mejor, pero se entiende como un disco de transición debido al cambio en la formación. Lamentablemente Somapala dejó la banda poco después, pero aún así con todos sus pros y contras, creo que es una buena forma de introducirte a la música de Power Quest.


Escrito por Sorlac.