Reseñas de Culto: Memories - Generación Geek

Novedades

Banner

jueves, 14 de mayo de 2020

Reseñas de Culto: Memories


El día de hoy en Reseñas de Culto, revisaremos Memories, una película antológica estrenada en diciembre de 1995. Producida por Katsuhiro Ōtomo (Akira, Metropolis, entre otros), es una película compuesta de tres cortometrajes que se mueven por el género de la ciencia ficción. 


El primero de los cortometrajes es Kanojo no Omoide (Rosa magnética), con guion de Satoshi Kon y basado en una historia de Katsuhiro Ōtomo, fue dirigido por Kōji Morimoto con música de Yōko Kanno. Un recolector de basura espacial debe investigar una llamada de emergencia de una estación espacial abandonada. Las funciones de la estación son controladas por una IA impresa con la imagen de Eva Friedel, una antigua diva de ópera, quien esta inestable.




Esta historia está inspirada en la vida de la diva de la opera Renata Tebaldi (1922-2004), incluso su voz es usada en el cortometraje, en el aria Un bel dì, vedremo de la ópera Madame Butterfly de Giacomo Puccini.



El segundo de los cortometrajes es Saishū-heiki (Bomba apestosa), dirigido por Tensai Okamura con guión de Katsuhiro Ōtomo. Nobuo Tanaka, quien trabaja en un laboratorio de una corporación japonesa que desarrolla fármacos, contrae una gripe. Después de tomar remedios por insistencia de sus compañeros, que resultan ser parte de un programa de armas biológicas (desarrolladas en conjunto con Estados Unidos), adquiere un olor corporal mortal convirtiéndose en un arma de destrucción masiva andante.





Después de que todos pierden el conocimiento en las instalaciones, Tanaka informa la situación al cuartel general en Tokio, quienes le encomiendan hacer informes con una muestra del fármaco. En ese entonces, las autoridades deciden usar las fuerzas de defensa para evacuar las ciudades cercanas para frenar el incidente, pero Tanaka resulta ser el emisor de la toxina, y se decide que Tanaka debe ser eliminado.




Saishū-heiki esta inspirada en hechos reales, es una referencia al caso de Gloria Rámirez, la "dama tóxica" en febrero de 1994.


El tercer y último cortometraje es Taihō no Machi (Carne de cañón), escrito y dirigido por Katsuhiro Ōtomo. Es una imagen irónica de la sociedad y su propósito sin sentido. Es una sociedad militarizada con una vida "normal". Su propósito es disparar un cañón a un enemigo inexistente.


Todo lo relacionado a esta sociedad se basa en la cultura del cañón, donde las únicas tiendas que existen tienen que ver con ojivas, las noticias son informes de guerra, como la velocidad del viento y otras condiciones afectan al disparo y así esto se extiende en todos los aspectos de la sociedad. La historia se centra en una familia donde el padre es artillero del gran cañón, las mujeres trabajan en la línea de ensamblaje, y el hijo estudia en la escuela los principios básicos de la física de tiro de proyectiles.

Es una visión de como el más grande enemigo que rodea a la sociedad es la misma sociedad, mecanizada y sin sentido alguna.


¿Vale la pena ver Memories? Por supuesto que sí: es una película impecable en todo sentido, desde el apartado visual, el cual es un deleite para el espectador con una estética que se mueve entre lo útopico, lo steampunk y en algunos momentos con una imagen un poco más contemporánea, y más aún si eres un fanático de la ciencia ficción. En el transcurso de casi dos horas de duración es muy difícil no sumergirse en este universo de historias futuristas, que es uno bien construido donde se alimenta de forma natural de la esencia del género, con influencias de grandes como Arthur C. Clarke Philip K. Dick. 

Otro punto a favor es quienes participan en esta película. Si tienes a gente como Satoshi Kon (responsable de maravillas como Perfect Blue, Paprika, Tokyo Godfathers y Millennium Actress), a Kōji Morimoto (animador de Akira, Robot Carnival y The Animatrix, entre otros), Tensai Okamura (quien ha trabajado en aspectos importantes como stoyboard, dirección de episodios y animación clave en series y películas como Neon Genesis Evangelion, Samurai Champloo, Ninja Scroll y Ghost in the Shell), Yōko Kanno y al mismo Ōtomo, no puedes esperar menos que una gran obra.


Las tres historias contadas son bastante entretenidas, están muy bien contadas y ofrecen una amplia gama de interpretaciones. Aunque aquí hay que destacar a Kanojo no Omoide, la cual es derechamente una obra maestra de la animación japonesa, en 45 minutos, con una historia sólida, llena de amor y perdida; además de una increíble animación, hacen que ya solo este cortometraje valga la experiencia completa.

Y a pesar de que la crítica fue menos favorable con Saishū-heiki y Taihō no Machi, creo que no dejan de ser buenas historias, aunque es cierto que estas no se comparan a la primera en el global. Por un lado, Saishū-heiki destaca tanto por su humor y la calidad de su apartado visual, mientras que Taihō no Machi destaca por su mensaje, el cual es ciertamente un reflejo de la sociedad.


Para finalizar, Memories es una joya absoluta que debes ver sí o sí en algún momento de tu vida. Todos sus elementos se pueden describir como más que memorables, y sin duda, pasarás un buen rato viendo esta antología del maestro Katsuhiro Ōtomo. Ahora que estamos en tiempos de cuarentena, no sería mal momento para que le descubras esta maravilla, y si ya la has visto, darle una repasada siempre es una muy buena opción.


Escrito por Sorlac.