Heavy Reseñas: Heavens Gate - Livin´ In Hysteria - Generación Geek

Novedades

Banner

jueves, 27 de agosto de 2020

Heavy Reseñas: Heavens Gate - Livin´ In Hysteria


Durante la segunda mitad de la década de los 80, Alemania tenía una escena consolidada, desde bandas que tocaban Heavy Metal del más clásico, bandas que tocaban Thrash Metal (algo que los germanos saben hacer de muy buena forma), y bandas que partieron tocando Speed Metal y cuyo sonido fue incursionando en el Power Metal.


Bandas como Helloween, Blind Guardian, Running Wild, Scanner y Rage, son generalmente las primeras en salir al baile al hablar de esta vertiente del Power Metal, y en ese entonces sacaron grandes discos, considerados clásicos indiscutidos del género, pero además habían bandas que estaban relegadas a segundo plano, y no por no tener la calidad necesaria para estar a la par a las bandas recién mencionadas. Casos como Attack, Mania, Abraxas, Not Fragile y Heavens Gate están dentro de las más destacados.

Heavens Gate es una banda formada en Wolfsburgo en 1988, nacida de las cenizas de Steeltower, banda que editó el disco Night of the Dog en 1984. En 1989 editan su debut, In Control, con el sello germano No Remorse Records (no tiene que ver con el sello griego del mismo nombre que ha editado y reeditado material de bandas como Randy, Eternal Champion, Northwind, entre muchas otras). Con un sonido derechamente Heavy/Power Metal, supieron marcar diferencias con su anterior banda.

En 1991 lanzan su segundo trabajo, que lleva por nombre Livin´ in Hysteria, el cual revisaremos el día de hoy. Editado por Steamhammer, este trabajo cuenta con 10 temas. La formación en este disco es Thomas Rettke como vocalista, Sascha Paeth y Bonny B. en guitarras, Manni Jordan en bajo, y Thorsten Müller en la batería.


El disco empieza con Livin´ in Hysteria. Ya con su riff de entrada quedas enganchado y con la aparición de Thomas Rettke esto se intensifica, ya que él posee un registro vocal impresionante, muy en el estilo de un Rob Halford pero sin llegar a ser un clon. Después con la sección anterior al coro la potencia aumenta con el "Don´t you know that for the future / WE NEED THEM ALL / Time is drifting out of order / DO YOU HEAR THE CALL", para llegar a su punto culmine con el coro, el cual es magnífico. 

Como punto aparte, hay que destacar el trabajo en la sección de los solos de guitarra bien ejecutados por Sascha Paeth y Bonny M., donde el dueto de guitarras es sencillamente magistral, lo cual corona el comienzo de un disco donde la calidad desborda a cada momento.


We Got the Time empieza con un riff al más puro estilo de la escuela alemana: rápido y con melodía, moviéndose de forma dinámica con una base rítmica sólida. Es un tema que engancha de forma efectiva en especial con su coro que suena perfecto para una versión en vivo (la versión que grabaron en el Live For Sale! de 1993 es prueba de ello).


The Neverending Fire empieza con un riff a medio tiempo más cercano al terreno del Epic Heavy Metal que del Heavy/Power Metal. No está demás mencionar que este es el segundo tema de una trilogía (el primero es Path of Glory del In Control, y el tercero es He´s The Man del Hell For Sale!), 

A pesar de ser un tema distinto a los anteriores, mantiene tanto la intensidad como la calidad. El trabajo en guitarras es muy bueno, sin dejar de lado la base rítimica, que sabe manejar los tiempos de forma muy natural. Es uno de los puntos altos del disco.


Un riff de muy buena factura sirve de comienzo para Empty Way to Nowhere, cuarto tema del disco, que desde el comienzo va con la fuerza necesaria para mantenerte escuchando. El coro está muy bien trabajado (alemanes haciendo coros en un tema de Power Metal y que no sean bien hechos es difícil). La sección previa a los solos sabe dar el paso a esta de muy buena forma, pero en general los riffs aquí son los que se roban la película.


Fredless, quinto tema del disco, con sus casi 2 minutos y 20 segundos, es el tema más corto del disco, donde la banda muestra toda su técnica en un instrumental que es sencillamente espectacular. 


Can´t Stop Rockin´, con una esencia más de ser más un tema de estadio y rockanrollero, logra tener ese gancho con su ritmo y en especial con su coro. Quizás es el tema menos atractivo para quien pueda buscar algo de velocidad o algo más "Power Metal", pero eso no significa que sea un mal tema. Por el contrario, es un tema bastante sólido.


Flashes comienza a toda velocidad con un grandioso riff y en ningún momento ni la velocidad ni la energía que desprende baja aunque sea una pisca. El bajo antes de los solos y por supuesto, los solos son muy bien ejecutados, en especial las partes en que ambas guitarras hacen dueto. Sin duda, uno de los puntos altos del disco.



Best Days of My Life empieza con un piano con mucho sentimiento, en plan balada, con un Rettke que se sabe manejar muy bien en esta faceta. Después del primer coro, entran los otros instrumentos y el tema adquiere un aire con mucha emotividad. Aquí es donde Rettke entra ahora con mayor expresividad y fuerza. En el coro es donde esto se nota de mejor forma con el "Put your heart into the fire" cantado con tanta emoción. 

Best Days of My Life es probablemente uno de los mayores clásicos de la banda, y cuando lo escuches, lo entenderás. Es un temazo de aquellos.


We Want It All es un tema que empieza con todo lo necesario para ser un clásico del género, y lo es. Los riffs están muy bien trabajados, la base rítmica se maneja bien. y Rettke en su mejor estado que paso a paso van a avanzando a uno de los mejores coros del disco: "WE WANT IT ALL" con los backing vocals se escucha potente, pero un buen tema debe tener buenos solos, y acá los hay. Todos saben de manual cómo tocar y eso queda claro aquí como en el resto del disco.


Gate of Heaven es el encargado de cerrar el disco, y ciertamente dejaron lo mejor para el final. Es sin duda la guinda de la torta. Aquí la banda no se limitó, y creó un verdadero himno del Power Metal, con su superlativo coro "We run waiting for the HEAVENS GATE / You know your time will come but don´t be late / The key of love is always waiting for a smile / Until the day I´ll die", pero no es solo el coro lo que lo hace grandioso, sino que todo lo que puedes encontrar en sus mas de 4 minutos y medio, con una banda realmente inspirada y con uno de los mejores solos de la banda.

Gate of Heaven es el cierre perfecto para un trabajo lleno de maestría e "histeria" powermetalera, uno de esos temas que como seguidor del género sabrás que es "el tema" indicado para tener entre tus favoritos.


Livin´ In Hysteria no solo es un clásico del Power Metal de todos los tiempos, sino que también es una obra maestra del género, con temas como Livin´ In Hysteria, Empty Way to Nowhere, Best Days of My Life, We Want It All o Gate of Heaven. Apareció en el momento justo, con una propuesta fresca, a la par de otros lanzamientos de la época como lo son el grandioso Heading for Tomorrow de Gamma Ray, y Louis XIV de Chroming Rose

En este trabajo no hay puntos bajos, donde la banda oriunda de Wolfsburgo a base de temas que no repiten fórmulas logra consolidar la identidad que formaron con In Control (que si no lo has escuchado y te gusto Livin´ In Hysteria, entonces debes darle una escuchada). Esto también se puede apreciar en su posterior trabajo, Hell for Sale! de 1992, y de cierta forma en los últimos dos trabajos que editaron: Planet E. y Menergy, que a pesar de ser más experimentales al tomar elementos de Metal Progresivo no pierden lo hecho anteriormente.

Si lo tuyo es el Power Metal (y en especial el alemán) de la vieja escuela, y en general el Metal tradicional, Livin´ In Hysteria es un trabajo que debes descubrir. Para fanáticos de Helloween, Gamma Ray, Scanner y Mania.


Escrito por Sorlac.