Manifiesto de un Diseñador - Generación Geek

Novedades

Banner

martes, 25 de agosto de 2020

Manifiesto de un Diseñador


Juego para divertirme, jugar es la actividad más importante del día, jugar es soñar con reinos, selvas y, ¿Por qué no?, con diamantes, jugar es conectar completamente con un mundo único que tiene sus propias reglas y límites, y posibilidades.

El juego como experiencia implica a los jugadores a la posibilidad de aprender nuevas formas de resolver problemas. Permite aprender, desarrollarse, independiente del capital cultural, ya que en el juego tenemos las mismas condiciones para resolver similares problemas, pero los caminos para resolver únicos. El juego es, entonces, una oportunidad única para aprender.


El juego promueve respetar y respetar (valga la redundancia) –por esencia- el derecho a equivocarse y el derecho a aprender de esto. El juego se sustenta en escenarios inciertos –en problemas- que conducen a los jugadores soluciones posibles. El diseño del juego, entonces, debe ayudar a crear soluciones posibles, más nunca imponerla. Nunca debe entregar una respuesta sobre cómo ganar. El juego no debe guiar a la victoria, sino que debe invitar a que los jugadores respondan, con sus estrategias, formas y pasiones el problema que plantea. 

EL JUEGO NO TE DEBE GUIAR HACIA LA VICTORIA, TÚ DEBES ENCONTRAR EL CAMINO


Jugar es resolver los desafíos lúdicos del juego mediante soluciones inéditas. Todas posibles, algunas probables, PERO NUNCA PREESTABLECIDAS por el diseñador del juego o por el juego.



Creo juegos de mesa porque ahí encuentro mi identidad. Encuentro al Miguel de niño, de adolescente, de padre, al Miguel compañero.


Para mí, entonces, un buen juego es un conjunto de desafíos lúdicos, que, al ser resueltos, sin estrategias previas, con soluciones posibles son divertidos. Porque las respuestas no están en el juego, sino que en las acciones de los jugadores mientras juegan.

Los juegos que creo deben ser divertidos para quien juega, cuando y donde lo juegue. Por lo tanto, testear es una tarea importante, porque permite diseñar mucho mejores juegos. Testear los juegos para permitir soñar y conectar con un mundo lúdico es una responsabilidad inherente a crear.


Tengo mucho que aprender, escucho para mejorar, me callo para escuchar. NO crearé juegos racistas, machistas o que denigren de algún modo a quien juega de modo alguno.


Crearé juegos que me apasionan, que me implican como diseñador, como persona, para que quien juega se implique, desde su propia pasión, en resolver los desafíos que ofrecen mis diseños.
 

¡La comunidad es más importante que el diseñador, y los jugadores son más importantes que el diseño!


Escrito por MASO